El Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y el Grado en Trabajo Social

La integración del Sistema Universitario Español al Espacio Europeo de Educación Superior, que se inició con la Declaración de la Sorbona de 1998 y se concretó en la Declaración de Bolonia de 1999 y posteriormente se reafirmó en el comunicado de Praga del 2001, ha supuesto un profundo cambio en el antiguo sistema de titulaciones.

En 2010 según el Real Decreto 861/2010, de 2 de julio, se estableció en España la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales dotando al sistema educativo de nuevos mecanismos para la implantación de los nuevos títulos de Grado, Master y Doctor. La nueva reforma universitaria supondría una armonización de los títulos y enseñanzas de los países de la Unión Europea, favoreciendo la movilidad e integración en el mercado laboral. Esta reforma convierte las antiguas Diplomaturas y Licenciaturas en estudios de Grado, y aparecen las titulaciones de Postgrado que agrupan a los antiguos programas de Master y Doctorado.

El nuevo sistema de titulaciones, en el que ya se incluye el Grado en Trabajo Social, se plantea en dos niveles consecutivos. Un primer nivel de Grado que se obtiene en cuatro años, cuenta con una base común y se cursan 240 créditos ECTS (el nuevo crédito europeo) con materias comunes y del mismo valor, dando lugar a la obtención de un título con salida al mercado laboral; y un segundo nivel de Posgrado, que permitirá la obtención del título de master (1-2 años, 60-120 créditos) y/o doctorado (con tiempo necesario para hacer la tesis y defenderla). Surgen nuevos Másters de especialización profesional y de orientación investigadora, que sustituirán a los cursos de doctorado.

cuadro-etcs

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la nueva organización de las enseñanzas a partir de un sistema común de valoración de créditos de aprendizaje (ECTS). Cada crédito representa entre 25 y 30 horas de aprendizaje. Este sistema contempla todo el volumen de trabajo que requiere el estudiante para conseguir los objetivos del programa, incluye no sólo la asistencia al aula, sino también la dedicación al estudio, la realización de seminarios, resolución de ejercicios, etc.

También cabe destacar que aquellas personas que sean Diplomados Universitarios podrán equipararse, a efectos profesionales, a los nuevos graduados, unificando así su valía a la de los antiguos licenciados. Esta equiparación no se realiza de forma automática, sino que los interesados deberán acreditar, además del expediente académico, la experiencia profesional obtenida hasta el momento. Para conseguir este objetivo, los diplomados deberán adquirir una formación adicional que se impartirá en las facultades según el área de conocimiento y, por otro, a través de la acreditación de la experiencia profesional. De este modo la adquisición del título de Grado permitirá a quienes lo obtenga el acceso a nuevas posibilidades laborales.

En el caso de los Diplomados en Trabajo Social, algunas Universidades españolas ya están ofreciendo cursos de adaptación al Grado en Trabajo Social y el reconocimiento de la experiencia profesional del trabajador social.

No obstante, los derechos y capacidades para acceder a los puestos de trabajo de los Diplomados en Trabajo Social permanecerán intactos. Los cambios realizados en este sentido no afectan de forma negativa a ninguna persona titulada bajo el antiguo sistema universitario.

El proceso proactivo de diseño del titulo de Grado en Trabajo Social ha ofrecido la oportunidad de poder aproximar y conseguir el objetivo de dotar a los/las trabajadores sociales a la necesaria formación que exige y requieren las competencias y funciones profesionales que le son propias. Las aplicaciones hasta ahora llevadas a cabo por los diferentes grupos de interés han trabajado para aspirar no solo a ser Graduado en Trabajo Social, sino para llegar al Postgrado en Trabajo Social.

El Grado en Trabajo Social

El título de Grado en Trabajo Social comienza a impartirse en el curso 2008-2009 y sustituye al de Diplomado en Trabajo Social.

La formación de futuros trabajadores sociales se caracteriza por su multidisciplinariedad, de manera que, necesariamente, los estudiantes han de cursar una gran variedad de materias para poder analizar y comprender la sociedad y los individuos.

El Grado de Trabajo Social se ha configurado con el objetivo de capacitar al alumno en el ejercicio de una profesión y una disciplina que analiza las necesidades y problemas de las personas, grupos y comunidades y, con ellos, trata de buscar respuestas para afrontar y/o prevenir situaciones carenciales y/o problemáticas, a través de una metodología y técnicas de intervención social específicas.

Además desde el año 2008 se imparte la Adaptación de la Diplomatura al Grado en Trabajo Social en algunas Universidades españolas para aquellos profesionales que quieran equiparar su expediente académico al de los nuevos graduados. Algunas Universidades ofrecen esta formación de forma presencial, semipresencial u online durante un año académico.

Más información: Libro Blanco Título de Grado en Trabajo Social – ANECA